¿Qué ganamos con los videojuegos?

Las horas que dedicamos al llamado ocio digital no son tan infructuosas como se solía pensar. Es más, puede ayudarnos a desarrollar ciertas capacidades cerebrales y a adquirir habilidades muy útiles para pasar de niveles en la vida real. ¡TOMAR NOTA!

1.- Niños más creativos:

Quienes más tiempo dedica a los videojuegos y consolas, más creativos se vuelven a la hora de dibujar o redactar historias. Se trata de la primera demostración de que existe una relación entre el uso de la tecnología y la creatividad humana.

2.- Muscular la masa gris:

Jugar de forma regular al tetris, rompecabezas de encajar piezas, etc pueden incrementar el volumen del cerebro. La estrategia es hacerlo durante 30 minutos al día durante tres meses aumenta el espesos de la corteza en áreas vinculadas a la coordinación de movimientos complejos y la integración de experiencias sensoriales (vista, oído y tacto).

3.- Mejora en la memoria visual:

Los jugadores son capaces de extraer más información de un escena que la mayoría de nosotros, por lo tanto se refuerza la memoria visual. 

4.- Artistas del bisturí:

Los cirujanos que usan técnicas laparoscópicas (a través de pequeñas incisiones, generalmente en el abdomen) operan un 27% más rápido y con un porcentaje de error un 37% inferior si juegan con videojuegos tres horas a la semana de media.

5.- Toma de decisiones en un tiempo récord!

Este tipo de diversión nos entrena para actuar rápidamente en la vida real, además se muestran más hábiles para la multitarea y la discriminación de detalles del entorno.

6.- Antídoto contra la demencia:

El entrenamiento digital puede retrasar e incluso evitar el desarrollo de la enfermedad de alzhéimer y mejorar la memoria.

7.- Antiobesidad:

Los juegos de la Wii de Nintendo o la Xbox de Microsoft que exigen movimientos corporales, fomentan el ejercicio entre los niños con alto riesgo de engordar. En adolescentes entre los 12 y 18 años, los títulos que implican actividad física suponen quemar de calorías igual o superior a la que ofrece el ejercicio moderado o la práctica de deportes de equipo.

8.- Un aliado contra la dislexia:

Basta con doce horas de videojuegos de acción repartidas en nueve sesiones para que un niño con dislexia mejore sensiblemente sus habilidades para la lectura. El ocio electrónico mejora las atenciones espaciales y temporal, dos habilidades que utilizamos para leer.

Estas teorías se basan en varios estudios de la Universidad Estatal de Michigan, Universidad de California (EE. UU.), Universidad Duke (EE. UU.), Universidad de Rochester (EE. UU.),  Escuela Universitaria de Salud Pública y Servicios de Salud George Washington y Universidad de Ocklahoma.

¿Jugamos?

Artículos recomendados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress Cookie Notice by Real Cookie Banner